Protocolos familiares

¿Tiene problemas con algún miembro de la empresa-familia? ¿Quiere pasar a un segundo plano pero asegurando que la empresa quede en la familia? 
 
Estas cuestiones y muchas otras son muy comunes en una empresa familiar. Las particularidades de este tipo de empresa se han de conocer en detalle para poder ofrecer un buen servicio y prestar el mejor asesoramiento. Resulta de vital importancia regular cuestiones como la sucesión, soluciones a los conflictos que surjan o la entrada de nuevos miembros de la familia a la empresa y el protocolo familiar es la herramienta perfecta para poder descansar tranquilo sabiendo que todas estas cuestiones y muchas más están cubiertas. 
 
El Protocolo Familiar es una herramienta que se adapta a sus necesidades, incluyendo y regulando tantos temas como sean necesarios, cada Protocolo es único. En Abad & Asociados Abogados & Economistas tenemos amplia experiencia asesorando a empresas familiares en los campos empresariales más diversos y ponemos a su servicio toda esa experiencia para que pueda descansar tranquilo y asegurar el futuro de su empresa. 
 
Entre los elementos que habitualmente se regulan en un protocolo familiar se encuentran algunos como: la familia y su historia, la historia y valores de la empresa, los órganos de gobierno, el método de incorporación a la empresa, la remuneración a la propiedad de las acciones, así como la responsabilidad social o capitulaciones matrimoniales. Se tratan de temas de lo más variopintos y con su regulación se pretende establecer un marco general de actuación y entendimiento, sentar las bases por escrito para que la empresa sea efectiva y problemas ajenos a la propia actividad productiva o de servicios no interfieran con su desarrollo y éxito.
En conclusión, el protocolo familiar ha de ser la conclusión que se obtenga tras un trabajo en la familia regulando sus relaciones, hecho a la medida en y para la empresa, y pensando en la propiedad de esta, teniendo en cuenta su realidad concreta y especifica. Además de tratarse de un proceso con componentes jurídicos, económicos y empresariales, también conlleva trabajo psicológico y emocional con la familia. En definitiva se debe obtener  cohesión, armonía y comunicación familiar en torno a la realidad de la empresa, haciendo compartir la visión o el sueño de futuro de los familiares, con el fin de obtener las reglas que esa familia se da a sí misma para establecer sus relaciones familia-empresa.
 
Imprimir

Temas Relacionados >

¿Tiene alguna consulta?
Rellene este formulario y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.